Anuncios

ABT: “No podemos controlar el fuego ni en nuestras narices”

Una fuerte autocrítica hizo el director de la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT), Cliver Rocha, a la institucionalidad del país por el fracaso en el control de las quemas que han producido un nuevo desastre ambiental en el país.

Antes
de emprender el lunes pasado otra inspección a la zona afectada de la
Chiquitania, Rocha se contactó con Asuntos Centrales para aclarar que tanto él
como el viceministro estuvieron asistiendo a los afectados desde hace una
semana.La crítica más dura la hizo a las instituciones que no logran ni
siquiera controlar las quemas cerca del aeropuerto Viru Viru.

“El sábado ocurrió el incendio más feroz cerca de Viru Viru. Ni en nuestras narices podemos controlar el fuego desde hace diez años. Se iba a entrar a los condominios y corría riesgo la vida de las personas. La secretaría de Medio Ambiente no realiza prevención. No es el momento de acusarnos, pero hay que hacer acuerdos de prevención y un debate con los ganaderos, la CAO, los cañeros, los productores de Beni, para que de manera reduzcamos la práctica de las quemas”, opinó.

El
director de la ABT aseguró que las autorizaciones legales de quemas no pasan
del 3 por ciento. “Del probema nos acordamos en este mes y después se vuelca la
página. Tenemos que hacer una reflexión colectiva. Necesitamos que el modelo
sea sostenible. Hasta la semana pasada he estado viendo demandas corporativas.
Unos quieren que les demos la gasolina y el fósforo,  otros que metamos a
la cárcel a los quemadores.Hay un ocultamiento e indiferencia colectiva. Sólo
aparecen sensibilidades en hechos como el de hoy. Tenemos que hacer una
reflexión profunda de cómo nos estamos desarrollando como entidades”, sostuvo.

Adelantó
que hay brigadas de la ABT movilizadas por Roboré, San Ignacio, San José y las
zonas afectadas que buscan a los autores de los incendios para aplicar medidas
coercitivas. “Nos preocupa el Valle de Tucavaca, pero ha disminuido ahí el
fuego. En todo esto hay una corresponsabilidad colectiva. Ni poniendo un
gendarme en cada hectárea podremos evitarlo, porque hay una práctica cultural.
Tenemos que discutir el modelo de desarrollo. No es suficiente decir no al
fuego, sino buscar alternativas con lápiz y papel”, agregó.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share
A %d blogueros les gusta esto: